martes, 2 de julio de 2013

Los cipreses creen en Dios

Fotografía: Carlos Rodón



Los cipreses creen en Dios, ya lo dijo Gironella,

pues que crean ellos si quieren, que a mí no me la embotellan. 

Dios, qué hermoso concepto. Dios, cuán linda utopía. 

Dios, qué buena que estás. Dios, qué agua tan fría.

Dios, hoy me toca colocón. Dios, y mañana el resacón. 

Los cipreses creen en Dios, porque no tienen cerebro, 

porque son seres pasivos, porque no les sube el nervio.

porque no quieren mirar más allá de sus narices,

porque temen descubrir el mundo que no les dicen.

Los cipreses creen en Dios, yo creo en la limonada,

los cipreses se alimentan de una tierra sazonada,

con los cuerpos fallecidos. Y tampoco dicen nada.