miércoles, 3 de julio de 2013

Realidad (Rara per sé). Introspección 05




Fotografía. Carlos Rodón
  
   A veces cuando miro esta foto, (rara per sé) y totalmente fortuita, que le saqué a mi compañera una noche de verano hace ya unos cuantos años, me doy cuenta de que la realidad es tan sólo un concepto, una falacia, una percepción, una serie de nociones aprendidas, que otros nos enseñaron.


  El objetivo "virgen" de una cámara refleja lo que en ese instante aprecia sin preguntarse si estará bien o estará mal. Y así es como deberíamos "ver", extrayendo toda esa morralla de prejuicios que tantas veces nublan nuestro asiento.

  La imaginación, la creatividad, la creación, nacidas del honesto interior es lo más similar a ese objetivo fotográfico que conozco, verdad es que ninguna de estas formas es totalmente libre, ni totalmente sincera o pura, ya que nacen de la mente, y esta, ya ha sido previamente contaminada por las pautas enseñadas por mentes ajenas, que a su vez fueron inducidas por otras y esas por otras en un interminable bucle que retrocede hasta perderse en las brumas del olvido.

Pero el trabajo de cribar ,no es del todo desagradecido.

martes, 2 de julio de 2013

Los cipreses creen en Dios

Fotografía: Carlos Rodón



Los cipreses creen en Dios, ya lo dijo Gironella,

pues que crean ellos si quieren, que a mí no me la embotellan. 

Dios, qué hermoso concepto. Dios, cuán linda utopía. 

Dios, qué buena que estás. Dios, qué agua tan fría.

Dios, hoy me toca colocón. Dios, y mañana el resacón. 

Los cipreses creen en Dios, porque no tienen cerebro, 

porque son seres pasivos, porque no les sube el nervio.

porque no quieren mirar más allá de sus narices,

porque temen descubrir el mundo que no les dicen.

Los cipreses creen en Dios, yo creo en la limonada,

los cipreses se alimentan de una tierra sazonada,

con los cuerpos fallecidos. Y tampoco dicen nada.

lunes, 1 de julio de 2013

Arrival to Home

Fotografía: Carlos Rodón


Llegué a casa tras pasar una larga noche de trabajo enmarcada en un turno de doce horas, y al hacerlo mis incrédulos ojos comprobaron que mi salón se había convertido en Mordor. Temí que Sam, seguido de un Nazgúl quisieran petarme el bul. Así que rápidamente ingresé en el Bolsón de mi cama y los sueños me llevaron a mundos más placenteros en donde corría desnudo por verdes pastos, perseguido por decenas de tersas jóvenes que reclamaban mi amor carnal con vehemente arrojo. (No recuerdo si con alguna de ellas practiqué el mojo) Hasta que desperté horas más tarde y entre bostezo y "tensión" henchí de valor el alma y dí un salto de la cama, para volver al salón. Donde una ninfa hermosa que leía verso y prosa me dijo con gran ternura. "Hoy te toca a ti el papeo"
Yo del susto solté un peo.


jueves, 27 de junio de 2013

Apunte sobre "El Arte Sombrío" última novela de Juan de Dios Garduño

Portada de Daniel Expósito

   Me he leído "El Arte Sombrío" de Juan de Dios Garduño y ha sido una experiencia visceral e intensa. Tan sólo tres días me ha costado recorrer sus 247 páginas. Y viniendo de mí es todo un logro, no es que sea yo un lector vago, pero sí que me considero uno exigente, y si una trama no me engancha la suelo aparcar sin demasiados miramientos ya que considero que mi tiempo es algo que he de administrar con mimo y tesón. Más teniendo en cuenta la cantidad de cosas que ocupan mi tiempo. Pues bien, esta novela no ha ocupado mi tiempo. Lo ha absorbido, fagocitado y me ha regalado unas horas de placer intensas. Con personajes bien construidos y una trama hilada con mimo que te tiene en vilo hasta su última página el arte de Juan de Dios Garduño no es oscuro, es brillante.

   Mención especial a la portada diseñada por Daniel Expósito, con la que me he pegado unos buenos ratos observándola al detalle, es sublime.

Apunte sobre "Basura no Compartida" excitante novela de Daniel Aragonés

Montaje sobre la portada original hecho por mi


   Excelente novela esta "Basura", me ha tenido sin respiro y me he recorrido el Madrid más oscuro de la mano de Klaus, Loli, y el resto de estos estupendos personajes que has creado. Daniel,
como no podría ser de otra manera, me has dejado con los huevos preticos y los ojos como platos.
"Basura no Compartida" es de lo más fresco, original y electrizante que he leido en mucho tiempo.
Con esa narrativa fluida, cercana, extraña, coloquial, metafísica, barriobajera, metafórica.... todo junto y en las medidas justas cres un mundo lleno de contrastes, colores, duelos del alma y dolores del cuerpo.
¡¡Chapó Dany!!


 Muchas Carlos por este pedazo de regalo y esta crítica.

    Te tiras meses escribiendo, encerrado en casa, sentado frente al ordenador, delante del papel, paseando por el pasillo, cavilando sin cesar, y esperando el momento exacto-. De repente un día te das cuenta que has terminado algo, se trata de una novela. En ese instante resoplas y te abres una cerveza especial. A los pocos días empiezas a mover el trabajo y te das cuenta que lo realmente difícil no es escribir, sino publicar en condiciones. Bueno, pasa un tiempo prudencial y consigues que la novela caiga en buenas manos y salga a la luz.
   Se prepara una portada, se maqueta y sale al mercado. Entonces es cuando lo ves: lo verdaderamente difícil es llegar al lector. Que una obra viaje por el mundo conlleva actos que están al alcance de muy pocos. La verdadera publicidad es un monopolio al que se entra con dinero.
    Pero la magia está viva, y la obra viaja por dónde quiere y disfruta del camino. Se expande de una manera discreta y se hace valer inflando pecho. Entonces llegan las críticas, pueden ser muchas o pocas, eso no importa. Las personas se leen la obra y hablan. Esa es la magia. No importa el número de copias vendidas….
    La grandeza del escritor reside en los lectores, vosotros hacéis que esto sea algo grande… 



(Daniel Aragonés)


viernes, 14 de junio de 2013

La Búsqueda. Introspección 03

      Millones de seres humanos a lo largo y ancho del mundo están realizando una búsqueda, qué en la mayoría de los casos será infructuosa. En algunos se convierte en una filosofía de vida, en otros ni los mismos interesados se dan cuenta de lo que están buscando, en los menos, la búsqueda acaba con éxito.
      Estoy hablando de que cada cual intenta encontrar a la mitad que le falta. A su alma gemela, a su media naranja.
      Según la mitología griega, al principio de los tiempos del mundo los seres humanos éramos dobles. Cómo resultábamos demasiado poderosos, los dioses nos partieron por en medio.
       El concepto metafórico resulta bello y cándido. Resultó muy útil para invitar a las gentes a buscarse un prójimo y unirse a él.  Preservando a la especie y formando la base de cada civilización. La familia.
       También se me ocurre que la razón para crear tan pintoresco pasaje mitológico, no fuese otra que la necesidad de explicar ese extraño fenómeno que consiste en encontrar a ¨esa¨ otra persona, (generalmente del sexo opuesto) con la cual descubres una afinidad total.
        Parece como si el destino nos ¨fabricara¨ a pares, nos soltara en diferentes, y a menudo, lejanos puntos geográficos y nos dijese, (ahora buscaros la vida como buenamente podáis, y si tenéis muchísima suerte, entonces quizá os encontrareis)
        ¿Si eso fuese realmente así? Me pregunto.
        ¿Qué premio es el otorgado tras completar esta suerte de búsqueda vital? Que con fortuna te puede llevar toda una vida.
        Ya conozco la respuesta. Y os puedo asegurar que aunque verdaderamente el premio ensancha el alma, nada tiene que ver con los designios del altísimo. Se enmarca mejor dentro de lo que son los asuntos terrenales, naturales.
       
         Para un hombre como yo que de corazón se sabe ajeno a cualquier tipo de manifestación religiosa o credencial. Agnóstico por derecho y propia elección. Que no cree en ninguna intervención divina que mueva los hilos de nuestras vidas, convirtiéndonos en meras marionetas sin capacidad alguna de elección. Reticente a tragarse que desde el día en que  nacemos nuestro camino por ésta vida esté trazado por esa mano invisible. Que se niega a aceptar que cada acontecimiento significativo que nos pueda suceder a lo largo de nuestra vida esté escrito, cerrado y rubricado antes de nacer.
        Más bien pienso que tras ver por primera vez la luz, nos dedicamos el resto de nuestros días a correr a ciegas como un pollo sin cabeza. Ignorantes por completo de lo que nos encontraremos al ir atravesando esa densa niebla que siempre tenemos a nuestra proa y que llamamos futuro.
       En cambio, parece ser que en la naturaleza obran extrañas fuerzas que escapan a la razón humana, ¿no os resulta extraño que realmente exista ¨esa¨ persona única en el planeta, que resulta ser un calco de uno mismo? La mera idea inquieta, y lo más saludable es ni siquiera pensar en esas cosas. ¿Por qué? ¿Para qué? Eso es una falacia. Dicen algunos. Otros lo califican de folclorismo, de quimera. Pero lo cierto es que es real. Estas cosas pasan, están pasando y pasarán siempre.
        Qué os parecería encontrar un buen día, de pura casualidad a una persona que nacida en otra ciudad que tú. Con una infancia vivida de distinta manera, pero que descubres a tu propia persona en sus vivencias, nacida casi a la vez que tú, criada dentro de un modelo familiar diametralmente opuesto al tuyo, con unas experiencias personales ajenas y tan iguales a un tiempo. Es como si una misma persona hubiese vivido dos vidas desdoblado cuarenta y tres años.
        ¿Imaginas tener estrabismo en el ojo derecho y que esa otra persona lo tenga en el izquierdo? Te aseguro que en ese caso sería en lo primero en que te fijarías. Que le descubras pensamientos, sentimientos, motivaciones, maneras de actuar, de apreciar la amistad, y al enemigo, a la vida en general exactamente idéntica a la tuya. ¿Qué al calcular la coincidencia te salga un noventa y cinco por ciento? Que te parezca mentira lo rápidamente que empiezas a sentir a esa persona en tu fuero interno como a esa hermana que nunca llegaste a tener. Sin saber cómo ni cuándo, se crea un vínculo especial, un fuerte lazo de unión que irremediablemente desemboca en un amor como nunca antes habías sentido.
         Pues eso mismo me ha pasado a mí.
         Si fuese un griego antiguo me reiría de los dioses, me carcajearía en sus propias narices al haber logrado burlarles, recuperando mi otra mitad. Volviendo a ser uno, cómo al principio de los tiempos, una única entidad formada por dos corazones, abocados a caminar juntos en poderosa alianza, en misteriosa comunión.
         Creando una sinergia imparable, sincronizados en un mismo latido, pensando lo mismo al mismo tiempo, experimentando los mismos insaciables apetitos e idénticos y sencillos objetivos. Haber encontrado a esa persona ya en el otoño de mi vida me colma de alegría, pues he tenido, hemos tenido, el tiempo suficiente para hornear nuestras personalidades y madurar de esa manera tan nuestra y especial. Dos senderos tan diferentes que hemos recorrido para terminar convergiendo en uno sólo. Haciéndolo más ancho, más fuerte, avanzando así mejorados y reforzados.
        Recojo los guantes, las botas, el casco, la linterna, el traje de explorador y lo arrojo todo al fuego.
        La búsqueda ha terminado.